martes, 12 de junio de 2012

El adiós de Big George

El conjunto ciclista BMC anunció recientemente que el ciclista norteamericano George Hincapié, que forma parte de su plantilla, se retiraría del ciclismo profesional. El corredor, que proximamente hará 39 años, correrá, si nada se lo impide, un último Tour de Francia, que sería su 17ª participación, y una última carrera en su país natal durante el mes de agosto, el USA Pro Challenge.
 
George Hincapié nació un 29 de junio de 1973, en Farmingdale al lado de la ciudad que nunca duerme, Nueva York, aunque sus origenes son de un lugar bastante más lejano, concretamente son colombianos. Próximo a cumplir los 39 años ha decidido anunciar el fin de su carrera deportiva, y lo hará, siempre que no suceda nada extraño de aquí al 30 de junio, fecha en la que comienza la carrera, como el hombre que más veces habrá tomado la salida en el Tour. Nada menos que hasta en 17 ocasiones habrá portado un dorsal en la carrera más prestigiosa del mundo, desde que en 1996 formara parte del conjunto Motorola en tierras francesas, hasta que el 30 de junio vuelva a hacerlo, por última vez, con el conjunto BMC. 17 participaciones consecutivas, habíendose retirado, a falta de lo que suceda este año, tan solo en la primera ocasión en la que participó (una caída en la 15ª etapa le obligó a abandonar, llevándose de recuerdo numerosos puntos en la cabeza).
 
De momento se encuentra igualado con el gran Joop Zoetmelk en cuanto a número de participaciones, con la salvedad de que holandés subió al podium en numerosas ocasiones, e incluso llegó triunfante a París en 1980, y que este acabó la carrera en todas las ediciones en las que participó, por el abandono en su primer año del bueno de Big George, apodo por el que es conocido en el pelotón.
 
Antes de pasar a profesionales, ya se había labrado un nombre como uno de los ciclistas de los que mejor futuro podía esperarse, incluso pensandose que pudieran competir en Europa, algo que era casi una quimera en aquellos momentos para un corredor estadounidense. En 1992 formó parte del equipo olímpico de su país en las olimpiadas de Barcelona, siendo 16º en la prueba cronometrada (hasta esas olimpiadas los corredores profesionales no podían competir en los JJOO). Inmediatamente en 1993 dio el salto a profesionales, donde sus primeros pasos fueron en la estructura del Motorolla, equipo sucesor del mítico 7-Eleven, dirigido por Jim Ochowicz. Allí dio sus primeros pasos como profesional de la mano de un jovencísimo, y muy diferente, Lance Armstrong, quien ese primer año se proclamaría campeón del mundo. Ambos estuvieron juntos hasta 1997, año en el que separaron sus caminos... aunque sería sólo durante una temporada.
 
Y es que la carrera de George Hincapié va íntimamente ligada a la carrera de Lance Armstrong. Los éxitos del texano son, en cierta medida, gracias a los éxitos del neoyorkino, quien fue el único compañero de equipo que participó en sus 7 títulos en Francia. Era una pieza imprescindible para el heptacampeón. Con él, y con más compañeros del US Postal, no solo compartió buenos momentos en el mes de julio en Francia, sino que también compartió durante un par de temporadas residencia en Girona.
 
Pero los caminos de Armstrong y de Hincapié se separaron con la retirada del primero, después del Tour de 2005. Hincapié permaneció aún dos temporadas más en la estructura del equipo, llegando incluso a ser considerado por la prensa no especializada como uno de los favoritos al Tour 2006. Sin duda el Tour no estaba hecho para que él triunfase en esa carrera, aunque fue en ella donde consiguió el mayor éxito de su carrera: en el año 2003 conoció en París a Melanie, quien es su mujer y con la que ha tenido 2 hijos.
 
En Discovery ayudó a un nuevo corredor a conseguir la victoria en un Tour, en este caso a Alberto Contador, y tras abandonar el conjunto norteamerico por su desaparición, pasó a formar parte del conjunto HTC durante las 2 siguientes temporadas, tras las que Jim Ochowicz decidió reclutarle de nuevo para un equipo suyo, esta vez el recien creado BMC. En esta estructura ya vivió momentos deportivos lejos del rendimiento que tuvo en el US Postal, pero aún así fue siempre indiscutible a la hora de formar parte del 9 del Tour, siendo una pieza básica para la victoria de Evans en la pasada edición.
 
Pero el verdadero sueño de George no era trabajar para otros para que consiguieran ganar en julio. No. Su sueño pertenecía al mes de abril, y estaba en las clásicas, en la París-Roubaix. Allí él era el jefe de filas del equipo, y no iba a decepcionar a nadie. En Roubaix debutó en su tercera temporada de profesional, en 1995, obteniendo un más que meritorio 21º puesto final. En las dos siguientes temporadas no fue capaz de mejorar dicha posición en el Infierno del Norte, y para 1998 el equipo no le seleccionó para correrla, aunque por el contrario, una semana antes ocupó una destacada 17ª plaza en Flandes. Se estaban labrando las bases para ser un gran clasicómano.
 
Su primera gran actuación en Roubaix tuvo lugar en 1999, una edición que los Mapei controlaron a su antojo. En ella consiguió llegar al velódromo en el grupo que iba a disputarse la tercera plaza del podium. En el sprint fue batido por un sprinter como era el belga Tom Steels, quien acompañaría a sus compañeros de equipo Tafi y Peeters en el podium. Hincapié fue cuarto, quedando por delante de grandes corredores, gente como el excepcional Vandenbroucke (7º), o de Mussew (9º).
 
Al tiempo, durante esos años, acumulaba victorias en otras carreras de menor prestigio, como el de la Gante Wevelgem, en el año 2001, pero seguía sin poder cumplir su sueño. En 2000 y 2001 también rozó el palo, con una 6ª y una 4ª posición respectivamente. Pero le falta la pizca de suerte necesaria. 2002 tampoco fue el año, aun a pesar de tener bajo sus órdenes a un imberbe entonces Tom Boonen, quien trabajó para el americano. 6º final, tampoco pudo ser. Cada año ofrecía mejores sensaciones, siendo un seguro top-10 de la carrera, pero no culminaba su trabajo ni siquiera llegando al podium. Hasta que en el año 2005 estuvo a punto de culminar la que ha sido su mejor carrera en el Infierno. Llegaron de la mano al velódromo el español Flecha y su antiguo discípulo, Tom Boonen, junto con Big George. En la línea de meta se impuso la lógica del mejor sprinter, que lo era Boonen, y de esta forma Tommeke conseguía culminar su sueño; vencía en la primera de sus 4 Roubaix, conseguía hacer realidad el sueño de otros muchos, entre ellos, el sueño de Hincapié. Este podium será el que haga justicia a una carrera de esfuerzos y sacrificios dedicados a una carrera que no pudieron ser culminados.
 
Parecía que en ese punto de su carrera, en 2006, estaba destinado a ganar en Roubaix, máxime cuando había alcanzado la 3ª plaza en Flandes, pero ese año tampoco pudo ser. Marchando en el grupo de cabeza de carrera, mientras el grupo atravesaba el sector de Mons-en-Pevele su manillar se rompió, haciendo ingobernable la bicicleta y yéndose con ella al suelo. Su clavícula impactó en el suelo y se hizo añicos, al igual que su sueño de salir vencedor.
 
Aunque volvió a pisar un top-10 en el año 2008, ya nada volvió a ser lo mismo. Su mejor momento había pasado, y ya no era uno de los favoritos en la carrera, aunque su indudable clase le hacía colocarse en el grupo de los favoritos, ya no podía responder como antaño a los ataques de los peces gordos y veía como su esfuerzo caía nuevamente en saco roto, pero en estas ocasiones a un mundo de los que de verdad se jugaban el triunfo final, o incluso teniendo que trabajar para otros compañeros, como Ballan o Hushovd.
 
George Hincapié se retirará siendo ganador de 9 Tours (a la espera de la edición de 2012), como gregario, con 3 corredores diferentes, en otros tantos equipos diferentes: 6 con Armstrong en US Postal (1999-2004), otro más con el texano en Discovery (2005), consiguiendo en esa estructura también el primer Tour de Contador (2007), y por último el año pasado, en 2011, siendo partícipe de la primera victoria de un corredor del hemisferio sur en la ronda gala, la victoria de Cadel Evans.
 
En su palmarés figura el récord de participaciones en el Tour de Francia (1996-2012), una victoria en la Gante-Wevelgem (2001), una Kuurne-Bruselas-Kuurne (2003), 5 participaciones en Juegos Olímpicos (1992, 1996, 2000, 2004 y 2008) o siendo 3 veces campeón de su país (1998, 2006, 2009). También ha lucido un día el maillot de líder del Tour de Francia, en 2006.
 
Este currículum puede, en parte, compensar el frustrado sueño de Hincapié de no haberse visto vencedor en la París-Roubaix. Después del Tour de Francia, y del USA Pro Challenge se irá, sin duda, un grande. Big George.


Saludos a todos!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada