martes, 24 de enero de 2012

La gran rivalidad entre Van Looy y Merckx

En el año 1964 se proclamaba campeón del mundo de aficionados un jovencisimo corredor belga, totalmente desconocido para el gran público. Ese corredor era, ni más ni menos, que Eddy Merckx, quien también firmó un contrato ese año con los dueños de la empresa de margarina Solo (Superia sería el otro sponsor del equipo) para pasar a profesionales en la temporada siguiente con ellos. Además de llegar a ser profesional, el objetivo de Eddy al firmar por ese equipo era conseguir experiencia al lado de Rik Van Looy, conocido como Rik II, quien no solo era un gran corredor, uno de los mejores de la época, sino que además fue el primer ciclista que consiguió el triunfo en los cinco monumentos.

Rik II era uno de los mejores ciclistas de su época. Fue profesional entre 1953 y 1970, y consiguió nada menos que 365 victorias en toda su carrera profesional. Fue top-ten en las tres grandes carreras e incluso pisó el podium de la Vuelta en dos ocasiones, además de ser el primer ganador de los cinco monumentos del ciclismo. Era, por lo tanto, un magnífico espejo para Eddy en el que mirarse y tratar de aprender.
 
Pero Rik en ese equipo era el dueño y señor, y le iban a dejar a Eddy muy poca libertad. No obstante, el director deportivo del equipo era el cuñado de Rik, Hugo Mariën. En ese equipo Rik podía hacer lo que le viniera en gana, estando el resto de sus compañeros supeditados a sus gustos o exigencias. Por supuesto no iba a ser menos aquel joven chaval que acababa de pasar a profesionales, y al cual Rik le puso el sobrenombre de Jack Palance a un Eddy a quien no le sentó nada bien el particular sentido del humor de su compañero. Dicho mote, por cierto, era por la costumbre de Eddy de comer como postre arroz con sirope.
 
Mediaba un abismo entre ambos belgas. Uno, el veterano, era muy hablador, con una gran facilidad para tener amigos en el pelotón y entre los compañeros de equipo. El otro, el joven, era una persona muy tímida, que tenía poca conversación debido a que era muy reservado.

Fue avanzando la temporada de 1965 y el joven campeón amateur no estaba recibiendo ayuda en su formación. Nadie se dignaba a darle un consejo, ni el propio Van Looy ni el director deportivo. Nadie. Es más, muchos siquiera intercambiaban alguna palabra con el que sería quíntuple vencedor de Tour y Giro. Pero en ese momento él no era nadie, y Rik II lo era todo. Así que Eddy decidió que si quería ser alguien en el mundo del ciclismo, debía abandonar su actual equipo y buscar otros retos diferentes en otro equipo.
 
Si cabe esta decisión fue refrendada en la disputa del campeonato de Bélgica, cuando fue vencido por Godefroot, del equipo Wiel´s, cuando dos compañeros de este le cerraron en la disputa de la victoria. Total, a final de dicha temporada Merckx optaba por marcharse del Solo al equipo Peugeot, a pesar de que Van Buggenhout era uno de los principales opositores a que se marchase del equipo. Un Van Buggenhout que era quizás el manager más importante que había en Bélgica en ese momento.

Y fue en ese momento, al abandonar el equipo Solo, cuando surgió una rivalidad que traspasó fronteras, una rivalidad que dividió a un país entre las dos leyendas de su ciclismo.
 
Rik Van Looy era un corredor nacido en la parte flamenca de Bélgica y era considerado poco menos que un Dios por los flamencos. Merckx también era flamenco pero realizó sus estudios en francés, al trasladarse su familia a Saint-Pierre. Él también consiguió aglutinar en favor suyo el apoyo de todos los belgas, tanto flamencos como valones. Pero eso lo consiguió años después, no cuando abandonó la sombra de Van Looy para escribir su propia historia. Esos primeros años, compitiendo directamente con el ídolo flamenco y también de los belgas, Van Looy, fueron años difíciles para Merckx, en cuanto al apoyo popular a su favor.
 
Como muestra de las dificultades que encontró Merckx en el inicio de su carrera, en cuanto al apoyo popular en su propio país es que el otro campeón, aparte de ellos dos, de los cinco monumentos, Roger De Vlaeminck al menos al inicio de su carrera, lo único que quería era vencer de cualquier manera a Merckx, como verdadero flamenco y admirador de Van Looy que era.

Ambos deportistas, quienes ya habían tenido una relación distante cuando eran compañeros, fueron a partir de su separación deportiva enemigos íntimos. Van Looy, quien se encontraba ya en la decadencia de su carrera, se dedicaba únicamente a seguir la rueda de Merckx cuando competían juntos, que solía ser casi siempre, ya que el primero iba calcando el calendario del segundo. Y un día Merckx ya no pudo aguantar más y terminó llegando al insulto personal, en un criterium de fin de temporada del año 1969.
 
Rik tampoco era un santo, ya que constantemente hacía declaraciones con las que trataba de picar a su rival. Sus declaraciones iban en el sentido de que Merckx lo había tenido mucho más fácil que él, ya que mientras que él había comenzado su carrera en tiempos de Anquetil, Poulidor, o de Rik Van Steenbergen - Rik I (29 años al despuntar Rik II), Merckx empezó a despuntar cuando él mismo ya tenía 33 años y se encontraba en el ocaso de su carrera. También hacía declaraciones del estilo que Merckx no soportaba la derrota o que era frágil moralmente. También llegó a decir que con él en plenitud, Merckx jamás habría podido ser campeón del mundo.

Esas fueron algunas de las provocaciones que Van Looy lanzó contra Merckx.

El colofón de esa enemistad que tuvieron tanto Rik II como Merckx fue cuando la televisión francófona, a finales de 1978, decidió juntar tanto a estos dos ciclistas como a Rik I o Rik Van Steenbergen, quien se encontraría sentado entre ambos en la entrevista. Por fortuna el evento no fue retransmitido en directo, puesto que se produjo un duro enfrentamiento entre los dos rivales, con un Rik I como mero espectador, ya que estuvo sentado y no abrió su boca.
 
Merckx se dedicaba a responder a las provocaciones verbales de Van Looy, alguna de las cuales se señalan anteriormente. Al tiempo, Merckx le decía que su rival no corría para ganar, sino simplemente para hacerlo perder. Finalmente no llegaron a las manos, pero durante muchos minutos el enfrentamiento pudo haber pasado a algo más que palabras.

Esta rivalidad llegó a dividir y hacer postularse a los belgas en favor de un o de otro corredor(los flamencos mayoritariamente por Van Looy). Es probable que si Merckx se hubiera encontrado con un opositor más joven se podrían haber escrito páginas de leyenda con la rivalidad de ambos, pero por fortuna, la rivalidad entre ambos no llegó más lejos del insulto y los gritos, ya que Van Looy jamás se encontró a la altura de Merckx desde el momento en que estos separaron sus carreras del mismo equipo.


Saludos a todos!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada