martes, 11 de octubre de 2011

Lance Armstrong. Mi vuelta a la vida

"Quiero morir a los 100 años de edad, con una bandera americana a la espalda y la estrella de Texas en el casco, tras descender gritando por los Alpes sobre una bicicleta, a 120 kilómetros por hora. Quiero cruzar una última línea de meta y oír a mi esposa y a mis diez hijos aplaudiendo, y luego quiero tumbarme en un campo de esos famosos girasoles franceses y expirar con elegancia: es decir, la antítesis perfecta de la patética muerte que un día me anticiparon". Así comienza Mi vuelta a la vida, el libro escrito por Lance Armstrong tras haber superado un grave cáncer testicular que le supuso el perder un testículo, pero ganar una voluntad de hierro y sobre todo, el ser mejor persona, según reconoce él mismo.

Tras los Juegos Olímpicos de Barcelona de 1992 el norteamericano Armstrong, de apenas 20 años de edad, firmaba su primer contrato como profesional, con el equipo Motorola. Sin duda era uno de los ciclistas más jovenes del pelotón. Y también tenía gran calidad, puesto que de lo contrario, no habría llegado tan joven a la élite, más aún siendo americano y no haber crecido en la cultura europea del ciclismo, puesto que en su país en esos momentos no había cultura de este deporte, a pesar de Lemond. En su primera carrera, la Clásica de San Sebastian, terminó el último del pelotón, pero no se retiró. Pocos días después, en el GP de Zurich, cabreado consigo mismo, consiguió finalizar segundo.
 
En la temporada siguiente, su primera completa, la del 93, mientras corría por primera vez el Tour, consiguió allí su primera victoria de etapa en dicha carrera. Y tan solo unos meses después se convertía en uno de los campeones del mundo más joven de la historia, tras alzarse con el maillot arcoiris bajo la lluvía de Oslo. Él era así, todo precocidad.
 
1995 fue el año de su explosión definitiva, con 24 años. Consiguió victorias en la París-Niza, la Clásica de San Sebastian, para redimirse de su debut profesional, y de nuevo en el Tour, esta vez en memoria de su compañero Casartelli, fallecido 3 días antes por un accidente en la carretera.

Era un grandisimo corredor en pruebas de un día, quizás el mejor corredor de su país, y tras la aparición de Ullrich, la mayor promesa joven sobre la bicicleta, pero 1996 supuso un frenazo en su carrera. Había firmado un contrato con el conjunto francés Cofidis para las siguientes dos temporadas, pero el 2 de Octubre de 1996 se levanto con un testículo muy hinchado, casi del tamaño de una naranja pequeña. Venía ya de bastantes días de encontrarse mal, yengando incluso a toser sangre, pero como todo deportista de élite, lo achacó al entrenamiento y la actividad física.
 
Pero el tamaño de ese testículo le impidió ya ese mismo día retrasar más una visita al médico. Este le dió las malas noticias, tenía cáncer, aunque si este era detectado en las primeras fases, era fácilmente superable. Pero las malas noticias nunca vienen solas, y las pruebas determinaron que el cáncer se había extendido a los pulmones y tras otras pruebas posteriores, también en la cabeza tenía dos nodulos. Debía recibir quimioterapia, y por lo tanto, salvo una gran sorpresa, debía decir adiós a la práctica del deporte profesional con apenas 26 años recien cumplidos.
 
Se le había extirpado el testículo en ese mismo 2 de octubre, y se le había preparado ya para iniciar la quimioterapia. Su médico de confianza, Wolff, le permitió que buscase el lugar que le pareciese más oportuno para superar el tratamiento, y decidió Lance, junto a su madre, el visitar varios sitios. En el que primero le prometieron una pronta recuperación, pero abandonar por completo el deporte profesional era la consecuencia. Eso fue en Houston. Como Lance quería seguir teniendo la posibilidad de volver, también pidió información en Indiana, que fue el lugar que le convenció, porque le dijeron que el proceso no afectaría a su capacidad pulmonar y por lo tanto, podría volver a la élite.

El 26 de Octubre recibió su primera sesión de quimio, y los siguientes 3 meses fueron un suplicio para él, quien comenta que le gustaba seguir saliendo a rodar con la bici durante el tratamiento, hasta que llegó un momento en que una señora mayor le adelantó pedaleando tranquilamente una cuestecilla que a él le estaba costando horrores el subir. El cáncer le estaba destruyendo el cuerpo, y él mismo dudaba que pudiera volver a ser profesional. Pero lo importante es que se recuperó del cáncer, al menos momentaneamente, ya que debía esperar todo un año para comprobar que no se había reproducido en su cuerpo (que finalmente no lo hizo).
 
Durante todo el proceso de recuperación, que duraba un año aproximadamente, sumado al tiempo de duración de la enfermedad, Lance había cambiado, y no solo digo fisicamente, sino que algo había cambiado en su cabeza. Nada más superar la enfermedad quiso crear una fundación para ayudar a la gente que había padecido lo que él. Había pasado de ser una persona tremendamente engreida a querer ayudar a la gente, ya que el tuvo la suerte de vencer a la enfermedad. Ese es el gran cambio que él achaca a la enfermedad. Y como muestra de que no todo el mundo tiene la misma suerte que tuvo él, a las pocas semanas de recuperarse él, enfermó su amiga Stacy Pounds, secretaría de su representante. Se le detectó cáncer pulmonar, y para su mala suerte, lo suyo era incurable. Prefirió disfrutar lo que le quedaba de vida y no someterse a la quimioterapia. Lance la regaló una cadena con una cruz, teniendo el otra, diciendola que la llevase, que él la llevaría siempre en memoria de ella, aunque ninguno de los dos fuese creyente.

1997 fue un año meramente de recuperación, tanto de nivel físico como de las ganas por volver a competir. Había perdido mucha masa muscular, por lo que le beneficiaba para su actividad física, pero no tenía confianza para forzar su organismo, ya que temía enfermar de nuevo. Su equipo, el Cofidis le iba a rescindir el contrato y nadie quería contar con sus servicios para la temporada 98, ya que nadie les garantizaba que fuese una apuesta ganadora (más aún por el salario que pedía, bastante elevado teniendo en cuenta su condición). Pero en estas que apareció un joven equipo de su país, el US Postal Service, que contaba en sus filas con gente como Hincapie o Hamilton, y a partir de ese año, también con Lance. No pasaban más que de ser un equipo de segunda o tercera fila en el pelotón. En esa temporada se dedicó a readaptarse al pelotón, a amar este deporte y además, consiguió finalizar 4º la Vuelta a España que ganó Olano, y solo 6 segundos le separaron de la plaza del podium del Chava. Su futuro director Bruynell, le envió un telegrama diciendo que el año que siguiente su foto iba a quedar muy bien en lo alto de París.


El resto de la historia de Lance, tras superar el cáncer, es conocido por todos, aunque su sueño no era ya ganar 7 Tours de Francia, su sueño, tras superar el cáncer, era ganar tan solo uno.



saludos a todos!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada