miércoles, 30 de diciembre de 2009

Grenoble - Les Deux Alpes

Buenas a todos y gracias por pasaros por este blog, que como indica el título, tendrá un contenido deportivo, otro de tantos blogs deportivos.

Hoy inauguraré este blog citando el que es para mí uno de los días más negros en la carrera deportiva de Jan Ullrich (temas de dopaje aparte, por supuesto). Para ubicaros, nos situamos en el 27 de Julio del año 1998, en la etapa del Tour de Francia que se disputaba entre Grenoble y Les Deux Alpes, la 14ª de ese tour, que constaba de 189 kilómetros de distancia.

Se trataba de un día dantesco, con unas condiciones climatológicas muy adversas, ya que las temperaturas eran muy bajas y la lluvia caía con intensidad durante toda la jornada, haciendo, si cabe, mucho más dura la etapa.
Antes de tomar la salida, la general del Tour se encontraba comandad por Jan Ullrich, con 1 minuto y 1 segundo de ventaja con respecto a Bobby Julich, y empatados en la tercera posición de la general estaban el francés Laurent Jalabert y el italiano Marco Pantani, a 3:01 del teutón.
 
Con esas terroríficas condiciones climatológicas y esa ventaja en la general, Ullrich afrontaba la penúltima subida del día, al Galibiert, con el resto de favoritos del pelotón.
Aparentemente se encontraba en buenas condiciones físicas, puesto que saltaba con aparente normalidad y facilidad a los ataques de los rivales que pudieran ir en contra de sus intereses. Pero se encontraba sin ningún compañero de equipo en el grupo, ningún compañero que pudiera ayudarle a tirar del grupo o bien a darle su apoyo en caso de pasar algun momento de crisis durante alguna de las dos últimas subidas.
Marco Pantani, a priori, no tenía ninguna intención de lanzar un ataque de lejos, ya que su única intención era la de ganar la etapa, debido a que hasta ese dia el líder, Ullrich, se había mostrado intratable. Para buscar esa victoria de etapa le bastaba con atacar en los últimos kilómetros de la etapa, ya que se trataba del mejor escalador del pelotón en esos momentos (con permiso del "Chava" Jiménez). Pero algo raro debió ver "el pirata" en el alemán, puesto que atacó en las últimas rampas del Galibier, obteniendo en la cima del mismo una ventaja próxima al minuto.
 
En esos momentos Ullrich comenzaba ya a dar síntomas de flaqueza, ya que ni siquiera era capaz de seguir la rueda de su inmediato seguidor en la general, Julich, al comenzar el último puerto del día, el de Les Deux Alpes.
El líder se encontraba totalmente solo y desasistido, y en la mitad de ese último puerto la ventaja que le había sacado Pantani era de unos 5 minutos, por lo que la preciada prenda amarilla que lucía hasta ese día, al final de la jornada iba a pasar a manos del escalador italiano. Además, Julich también se había escapado y había enjugado la desventaja con la que partía al inicio de la jornada.
Cuando la ventaja del pirata Jan Ullrich se había disparado ya por encima de los 6 minutos, por fin llegó a la ayuda del alemán un compañero del Telekom. Se trataba en ese caso de Bjarne Riis, su antiguo jefe de filas en el conjunto bávaro. Riis le apoyaría en los últimos kilómetros de la etapa, que tal y como se estaba plantando la situación, era una buena noticia para el líder de la general.
Esos últimos kilómetros a Les Deux Alpes fueron todo un calvario para Ullrich, que incluso terminó la etapa padeciendo un calambre en una de sus piernas. Su entrada en meta se produjo junto a los 2 compañeros que le habían acompañado en esos últimos kilómetros, y con una desventaja de 8 minutos y 57 segundos con respecto al ganador de etapa y nuevo líder, Marco Pantani. De esta forma se encontraba ahora situado en la general a 5:56 minutos, y en 4ª posición de la misma, ya que se habían colado entre medias en 2ª posición Bobby Julich y en 3ª Fernando Escartín.
A pesar de que la ventaja de Julich al final de esa etapa en la general era de 2:03 minutos, Ullrich fue capaz de limarla y de alcanzar el 2º escalón del podium final de París, aunque jamás consiguió volver a vestirse el alemán con el maillot amarillo.
 

p.d.: Esta etapa quizás marcase el inicio del fin (ojalá yo pudiera sumar tan solo una pequeña parte de ese palmares) del que estaba llamado a ser un gran campeón, ya que contaba con tan solo 24 años en la disputa de ese Tour del 98, y en su palmares ya figuraba una victoria final y un 2º puesto en el año de su debut en el Tour, en 1996 (el año del fin del reinado de Miguel Indurain). Después, como se cita anteriormente, fue capaz de terminar en 2ª posición también ese año. Posteriormente volvió a pisar ese mismo cajón en otras 3 ocaciones, además de un tercer escalón del podio en 2005 y una única vez se quedó fuera del podio en sus participaciones en el Tour, con un 4º puesto, en el año 2004.
saludos a todos!!